La comisión de Comercio de la eurocámara rechaza ACTA

Cinco de cinco. Por quinta vez, una comisión del parlamento europeo dice No al acuerdo internacional contra la piratería en la red (ACTA). En esta ocasión ha sido la comisión de Comercio Internacional que, por 19 votos a favor y 12 en contra, ha recomendado al pleno de la Eurocámara que tumbe el acuerdo definitivamente.

Los eurodiputados socialistas y demócratas, liberales, verdes y el grupo de la Izquierda Unitaria Europea han votado en bloque en contra el acuerdo internacional, mientras que los representantes del Partido Popular Europeo y del grupo de los conservadores y reformistas han rechazado el informe por entender que se debería esperar a conocer el dictamen que emita el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) sobre la legalidad o no del acuerdo antes de someterlo a votación en sesión plenaria.

Es la quinta votación en contra, después de que anteriormente ya lo hayan rechazado la comisión de Libertades Civiles, la de Industria, la de Desarrollo e incluso la de Asuntos Legales, que suela velar por la salvaguarda de los derechos de autor. En todos los casos, el principal argumento contra ACTA es que se ponen en peligro derechos civiles de los ciudadanos. Además, como concluyó la comisión de Desarrollo, “la represión no es la mejor herramienta para las economías emergentes”.

ACTA, fue firmada en Japón el 26 de enero por 22 de los 27 estados de la Unión Europea, entre ellos España, además de Estados Unidos y Japón. La sorpresa de la firma de poco valió ante las crecientes protestas populares. Las dudas sobre la restricción de derechos civiles empezaron a minar el futuro de este acuerdo, que fue rechazado por varios parlamentos nacionales.

En febrero, ante el vendaval de críticas que estaba recibiendo, la comisión europea pidió al Tribunal de Estrasburgo que examinara el acuerdo internacional, para garantizar que “la aplicación de ACTA es totalmente compatible con la libertad de expresión y con la libertad de Internet”. Un fallo que  puede demorarse un año. Tres meses después la vicepresidente de la Comisión dijo: “Es probable que estemos en un mundo sin SOPA ni ACTA”.

Los principales argumentos de los eurodiputados para rechazar el acuerdo antipiratería es que no garantiza a su juicio el equilibrio entre los derechos de propiedad intelectual, la libertad de empresa, la protección de datos personales y la libertad para recibir o dar información. También  critican que los derechos de propiedad intelectual tal y como los contempla ACTA no responden a las especificidades de cada sector y ello podría traducirse en incertidumbre para las empresas europeas.

El ponente del informe votado este jueves, el eurodiputado socialista británico David Martin, ha reconocido su “satisfacción” por el rechazo al ACTA, igual que el eurodiputado de ICV, Raül Romeva, que ha criticado “los intentos de retrasar la votación y la presión” y ha confiado en que el pleno vote el acuerdo “antes del verano” para poder “poner fin al proceso de ratificación de ACTA”.

“Gracias a la movilización masiva de la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil, estamos a punto de rechazar definitivamente ACTA. Hoy hemos avanzado en el rechazo del ACTA y se confirmó que el acuerdo plantea una grave amenaza para la garantía de los derechos fundamentales”, ha recalcado el catalán, que ha instado a la ciudadanía a no bajar la guardia y a continuar sus movilizaciones “para que ACTA sea finalmente enterrado”.

El eurodiputado liberal italiano, Niccolo Rinaldi, ha celebrado el rechazo al ACTA de hoy porque demuestra en su opinión que “la voz de los ciudadanos cuenta” y ha criticado que la Comisión Europea firmara el acuerdo sin haber hecho las “clarificaciones” pertinentes y “un análisis de impacto completo” del mismo en octubre de 2010.

El pleno de la Eurocámara tiene “en principio” previsto someter a votación el acuerdo antipiratería el próximo 4 de julio en Estrasburgo, según consta en la agenda provisional del orden del día del pleno. La decisión definitiva sobre si va al pleno o no finalmente se sabrá el próximo jueves, una vez lo decidan el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y los líderes de los distintos grupos parlamentarios en el marco de la Conferencia de Presidentes preparatoria de las sesiones plenarias.

Para su entrada en vigor, el acuerdo ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado, entre ellos Estados Unidos, Australia, México, Marruecos y Japón. En el caso de la Unión Europea, deben firmarlo y ratificarlo cada uno de los Estados miembros.

BuscaBolos vía El País

Anuncios

Censura contra el rock – MEMÓRIA DE LA REPRESIÓN CULTURAL en España

La adolescente del disco de Scorpions no fue tolerada. Un caso de censura tardía, practicada a finales de 1976.

Censura contra el rock Periódico

En un tiempo no muy lejano, el régimen político español tenía un profundo interés en proteger el oído y la vista de los ciudadanos de todo aquello que pudiera alterar su pureza espiritual. Los censores franquistas impidieron que muchos discos de rock pasaran los Pirineos en su versión original y aplicaron el bisturí a canciones e ilustraciones. Y no sólo eso: exhibieron una alta creatividad pintando bikinis donde no había, manipulando imágenes, escondiendo desnudeces, alusiones religiosas y referencias políticas, y sustituyendo llevadas a discreción. El periodista gallego Xavier Valiño pasa revista a esta galería de «abusos», como él los califica, en un libro frondoso, Veneno en dosis camufladas. La censura en los discos de pop-rock se presentó en la franquismo (Milenio). El ejercicio más exhaustivo practicado nunca sobre esta materia. Una obra profusamente ilustrada en la que Valiño ha trabajado durante años y que incluye abundante material extraído de las cloacas administrativas del régimen: documentos internos ministeriales y fichas de canciones con el sello de denegado. En la elaboración de la obra, que fue su tesis doctoral, Valiño asegura que se llevó alguna sorpresa. La más destacada, comprobar cómo el grueso de obras censuradas se concentra en la última década de franquismo, tras la ley de prensa de Manuel Fraga Iribarne, en 1966. «Es entonces cuando, en la música, la censura cobra más fuerza. En parte porque se publican más discos y la gente tiene más dinero para comprar ».

DOBLE FILTRO / El mecanismo censor dependía del Ministerio de Información y Turismo a través de dos direcciones generales, la de Cultura Popular y la de Radiodifusión y Televisión. Podía suceder que la edición de un disco fuera autorizada y que luego se impida la radiodifusión, lo que, en aquellos años, equivalía prácticamente a su muerte comercial. «A veces jugaban con ello: decían a la discográfica que podían editar el disco y luego no se radiaba, por lo que no llegaba a ninguna parte», apunta Valiño. A finales de los años 60, con el auge de la cultura pop, los diseños de los discos se hicieron más imaginativos y dejaron atrás la austera fotografía de los músicos con sus instrumentos. Esto explica también que la tarea censora se disparara a partir de ese momento y no diera el alcance en sus vetos, retoques y reinvenciones de portadas. Algunas, imaginativas y grotescas, convirtieron España en la meca de coleccionistas de rarezas.

DESPUÉS DE FRANCO / La desnudez fue su obsesión, pero también se mutilarondiseños que tenían referencias a la homosexualidad oa la religión. Contrariandoaquellos que se refieren al tardofranquismo como la dictablandaconviene apuntar que la censura se mantuvo activa no sólo hasta el final del régimen sino más allá, como atestiguan portadas como las de Virgin killer (Scorpions, 1976) y la tardía banda sonora de Emmanuelle (1978).
Pero, ¿quién era el brazo ejecutor de estas recreaciones pseudoartístiques?Funcionarios que procedían de la censura literaria ya quienes ofrecieron hacer horas extras con material discográfico. Como Eusebio Ceballos, lo único que Valiñoconsiguió localizar y entrevistar, y que no mostró ningún signo de arrepentimiento nide ridículo. «Él entendía lo que hizo como un trabajo más, sin darle ni restarle importanciaEra sólo un trabajador a quien ofrecieron hacer unas horas extras », dice el autor del libro, comprensivo con la rutinaria realidad profesional de personajes que sólo eran minúsculas piezas del engranaje.
¿Indicios de síndrome de Estocolmo«Es posible», concede Valiño«Pero nojustifico lo que hicieronSólo que, si no hubiera existido el régimen, ellos no habrían hecho nunca eso. En aquel momento estaban allí y les tocó ».

 Però, ¿qui era el braç executor d’aquestes recreacions pseudoartístiques? Funcionaris que procedien de la censura literària i a qui van oferir fer hores extres amb material discogràfic. Com Eusebio Ceballos, l’únic que Valiño va aconseguir localitzar i entrevistar, i que no va mostrar cap signe de penediment ni de ridícul. «Ell entenia el que va fer com una feina més, sense donar-hi ni treure-hi importància. Era només un treballador a qui van oferir fer unes hores extres», diu l’autor del llibre, comprensiu amb la rutinària realitat professional de personatges que només eren minúscules peces de l’engranatge.

¿Indicis de síndrome d’Estocolm? «És possible», concedeix Valiño. «Però no justifico el que van fer. Només que, si no hagués existit el règim, ells no haurien fet mai això. En aquell moment eren allà i els va tocar».

GALERÍA FOTOGRÁFICA

La imagen andrógina de David Bowie en el álbum ‘The man who sold the world’ fue suplida en España por un diseño inocuo.Censura contra el rock Periódico

El grupo neoyorquino Elephant ‘s Memory parodiaba a los apóstoles en su disco’ Angels forever ‘. La fotografía estuvo sustituida.

Censura contra el rock Periódico

La portada del disco de Eric Clapton, con una espalda y unas caderas desnudos, fue ‘tuneada’ por la censura.

Censura contra el rock Periódico

Una imaginativa creación de los censores: el culo de la antología de rock alemán, suplido por el de un elefante.

Censura contra el rock Periódico

El sencillo de ‘Je t’aime, moi non plus’ de Jane Birkin y Serge Gainsbourg, apareció con una foto más discreta .

Censura contra el rock Periódico

En la imagen del disco de Cohen, de un cuadro del siglo XVI, apareció un ala para tapar la desnudez.

Censura contra el rock Periódico

La foto del icónico grupo de glam-rock New York Dolls resultaba demasiado decadente y estridente.

Censura contra el rock Periódico

El póster incluido en ‘Quadrophenia (1973), de The Who, mostraba un dormitorio adolescente decorado con fotos de modelos desnudas. En la edición española (derecha), las chicas aparecieron con bikinis y sujetadores dibujados, uno por uno, por un censor minorista.

Censura contra el rock Periódico

BuscaBolos vía Censura contra el rock Periódico.