Primavera Sound: Le retiró la acreditación a Jordi Bianciotto de El periódico de Cataluña

El periodista y crítico musical Jordi Bianciotto —uno de los de mayor credibilidad del país— publicó el miércoles una nota en El Periódico donde, si bien elogiaba al festival calificándolo de “exquisito, detallista y erudito”, criticaba la falta de talentos locales y los horarios desincentivadores de los pocos que habían sido programados.

Primavera SoundJordi Pianciotto

Primavera Sound

Bianciotto terminaba diciendo que entre la dicotomía de “ser catalán o ser cosmopolita”, el Primavera había escogido la segunda opción ignorando que ambas opciones son compatibles.

La reacción del Primavera Sound fue inmediata y contundente retirándole al periodista sus credenciales. Y por si fuera poco, uno de sus tres co-directores, Gabi Ruiz, llegó a insultar por medio del Twitter al periodista con expresiones del tipo “¿Hay alguien más retarded que Jordi Bianciotto?”, “gilipollas” o “periolisto”; sin que hasta el momento la dirección del festival haya pedido disculpas.

Primavera Sound: buena música, bajo perfil por Xavier PintanelGabi Ruiz

Más allá de la retirada de las credenciales por no aceptar una crítica y más allá del insulto —acciones que se califican por sí solas—, cabe preguntarse en concepto de qué el festival recibe 120.000 euros ($US 150.000 aprox) por parte del Ayuntamiento (Municipalidad) de Barcelona y 120.000 por parte del Departamento (Ministerio) de Cultura del gobierno catalán.

Si no es para promocionar la cultura local —en 240.000 cabe mucha promoción— sino por el impacto que tiene el festival en la ciudad ¿por qué no sale ese dinero del Departamento de Turismo y dejan a la cultura como está que ya está suficientemente mal?

Finalmente Jordi Bianciotto ha recuperado las credenciales gracias a las presiones del Ayuntamiento de Barcelona pero habría de plantearse si vale la pena entregar dinero público —dinero de todos— a una dirección cuyas acciones no prestigian para nada a la ciudad de la cual creen ser un orgullo.

BuscaBolos vía Primavera Sound: buena música, bajo perfil por Xavier Pintanel.

Anuncios

Una delicatese sin denominación de origen – Primavera Sound 2012

El San Miguel Primavera Sound es un exquisito, detallista y erudito festival apátrida cuya programación no acaba de explicar en qué ciudad y en qué país se celebra. Un mayor arraigo podría convertirlo en algo parecido al festival perfecto. Al menos, para los catalanes, que somos quienes lo acogemos y algo podremos opinar al respecto. Pero, aunque este año haya aumentado un poco la cuota de artistas locales, es aún una muestra-nube, que renuncia a las raíces, integra en su marca el radiante decorado de Barcelona y saca poco partido de la activísima vida musical autóctona.

Una delicatese sin denominación de origen-Primavera Sound 2012-El Periódico

Más información David Gedge: «Mis canciones favoritas cuando crecía eran canciones de amor»Tres días de negociosEl Primavera se abre a Barcelona con una gran fiesta musicalESPECIAL: San Miguel Primavera Sound 2012

La escena catalana vive, como ya todo el mundo sabe porque se ha contado en suplementos dominicales y reportajes del Telenotícies, un álgido momento creativo, y desde aquí se dedican esfuerzos para promocionar en el exterior a los nuevos grupos. Se editan, por ejemplo, desde hace algunos años, los discos de la serie Catalan Music, antologías de los artistas emergentes que se distribuyen en ferias y eventos internacionales. Pero si un guiri con curiosidad viene estos días al festival y, además de ver con deleite a The Cure y Rufus Wainwright, espera comprobar cómo se desenvuelven esos grupos tan buenos en su lugar de origen, se va a llevar una sorpresa gorda.

Verá que la mayoría de esos artistas de los que el ICEC (Institut Català d’Empreses Culturals) habla con tanto énfasis lírico en los foros internacionales no figuran en el cartel y, los que lo hacen, actúan en horarios ingratos: Anímic, Refree, La Estrella de David, Pegasvs y Cuchillo, por ejemplo, saldrán hacia las cinco de la tarde, cuando el sol caiga a plomo sobre la plaza del Fòrum. Entre las excepciones figura John Talabot, cuya propuesta internacional debe de poner las cosas más fáciles a la organización. Así que si ese guiri se para a pensar qué importancia damos nosotros a esos grupos que luego vendemos con emoción en ferias como South by Southwest (Austin) o Popkomm (Berlín), no podemos descartar que no entienda nada o que sospeche que alguien le está vendiendo una moto.

Sí, otros festivales europeos de la liga del Primavera priman también a los grupos anglosajones. La hegemonía en la cultura pop es la que es, y no cambiará. Pero, ¿no podría precisamente Barcelona, ciudad a menudo vinculada a valores elevados (diversidad, creatividad, cultura independiente), construir un modelo genuinamente propio y dar más honores a nuestros artistas?

Ayer, en estas páginas, Xavier Bru de Sala aludía al «cosmopolitismo excluyente». Pues bien, en la dicotomía, que él formulaba, entre «catalán o cosmopolita», el Primavera parece haberse decantado por lo segundo, y aún no ha descubierto que puede ser las dos cosas. Cuando lo haga, podrá ser, definitivamente, el festival perfecto. El nuestro, claro.

BuscaBolos vía Una delicatese sin denominación de origen-Primavera Sound 2012-El Periódico.