Vdio consigue hacer del streaming de películas algo “social”

El vídeo bajo demanda o más bien, para los día que corren, el streaming bajo demanda es algo que podemos leer de continuo. Noticias sobre como el negocio del vídeo se está empezando mover a lo grande, casi como la música lo hace con decenas de servicios de streaming por precios mensuales muy competitivos. La música y el vídeo han estado siempre muy ligados, sobre todo en el tema comercial porque sus dos grandes centros comerciales están situados en empresas, conglomerados que gestionan derechos.

Hace cinco o seis años estaríamos hablando de cómo las discográficas aún no se habían dado cuenta de que el negocio de la música había cambiado por completo: la revolución que empezó con Napster, capitalizó Apple con iTunes y está volviendo a revolucionar servicios como Spotify. Acceso directo a millones de canciones por nada o casi nada, provoca que podamos pagar por música sin sentirnos culpables de lo que nos han intentado decir siempre, que estábamos robando si no pagabas por ello.

¿Qué pasó con el vídeo? ¿Qué pasa con las series, las películas, los documentales o los cortos? ¿Cómo es posible que el mundo del vídeo bajo demanda tardase tanto en despegar?

Apoyo social para descubrir qué ver

Rdio es un servicio de música en streaming muy similar a Spotify pero quizá, menos conocido. Recientemente lanzó Vdio, que al contrario que su servicio de música, es de alquiler y compra, no funciona con una suscripción mensual.

Pero su gran particularidad reside en su poder social, que resuelve uno de los grandes problemas y preguntas de nuestra generación: ¿Qué película podemos ver hoy?

Todos los sistemas actuales para alquilar o comprar películas funcionan de la misma forma. Con una interfaz que te muestra el contenido disponible en una serie de categorías, de los más vistos, las novedades o incluso una selección de películas o series teniendo en cuenta lo que previamente habías visto. Hasta ahora, la relación de las películas que vistes con lo que puede que te guste basándose en su categoría, era lo más avanzado que encontramos.

Vdio se adentra más al poder social de “lo que ven tus amigos”, de la misma forma que lo hacen con la música en el que puedes ver en el momento que están escuchando tus contactos y así descubrir nuevos grupos, pues con el vídeo.

El poder de la recomendación social es el nuevo “boca a boca”, si entramos en una categoría de películas como podría ser dramas, Vdio nos dirá cuales han sido las películas que tus contactos han visto en dramas, que por lo general suele funcionar mejor que un sistema que simplemente recomienda vía novedades.

¿Hay espacio para una nueva tienda de vídeo?

La pregunta que nos debemos hacer es si para Vdio hay un espacio en este mercado, y por ahora la respuesta es difícil. Es una pregunta que deriva a otras preguntas: ¿Qué modelo de suscripción tiene? ¿Que límites hay? ¿Cual es el catálogo disponible? ¿En que países está disponible?

El principal problema del vídeo bajo demanda es que actualmente está gestionado por las distribuidoras de películas, que si las discográficas eran “las malas”, estas son las que “aún no han aprendido”. Poco a poco las distribuidoras se abren a este tipo de servicios, pero por lo que hemos podido saber de otros proyectos similares, las conversaciones y tratos para poder distribuir son tan injustos, que en muchas ocasiones la gran mayoría de las ganancias se iban directamente a las distribuidoras.

Vdio está disponible para EE.UU. y en Reino Unido. Esta limitación evidentemente la deja fuera de juego para el mercado mundial, pero fijándonos en Rdio y su expansión por diferentes países, no creo que tardemos en ver a Vdio en otros países.

¿Es posible competir con Netflix o iTunes?

Quien controla el vídeo bajo demanda es Apple con iTunes, de esto no hay discusión. Netflix controla también gran parte del mercado gracias a su gran catálogo y su integración con muchos de los reproductores que se venden en EE.UU., aunque no se expandieron por muchos países, podemos encontrar a Netflix en varios países como México, Chile o Argentina.

Pero aparte de la localización, el precio lo es todo. Vdio permite alquilar por $4.99 o comprar por $14.99 en el caso de películas. Algo más caro que en el caso de, por ejemplo, iTunes. Aun así existe Netflix para poder ver películas sin algún limite.

Habiendo tratado la localización y precio del alquiler o compra, ¿sigue siendo Vdio interesante? Seguimos teniendo contenido disponible que puedes encontrar en otros lados, pero la gran diferencia sigue siendo el aspecto social, que ni iTunes ni Netflix han logrado solucionar, pero que ambas tienen el poder de integrar.

vía Vdio consigue hacer del streaming de películas algo “

Telefónica y Circulo de Lectores están preparando un “Spotify” de libros

Telefónica y Círculo de Lectores se han unido con la intención de desarrollar una plataforma de suscripción para el acceso a libros. Los clientes pagarán una suscripción cercana a los 10 euros y podrán acceder, sin límites y en cualquier dispositivo, a un amplio catálogo de libros de distintas editoriales. El proyecto está muy avanzado y su anuncio oficial es inminente.

El mercado editorial en España continúa adaptándose a la realidad digital actual. Las grandes tiendas y distribuidoras ya disponen de plataformas online, pero la oferta todavía no ha encajado a la perfección con las necesidades de los usuarios. En este sentido, parece que la industria editorial todavía está lejos de otras industrias como las de la música o los contenidos audiovisuales.

Las editoriales y distribuidoras españolas tienen la necesidad de adaptarse rápidamente al fenómeno de los ‘eBooks‘ y los ‘tablets’, puesto que hay un importante negocio en juego. La popularización de estos dispositivos ha generado un tráfico de libros no originales que según la industria genera pérdidas de entre 350 y 400 millones de euros. Estas pérdidas están afectando a una industria que genera aproximadamente 3.000 millones de euros al año, un 0,7 por ciento de PIB español, al tiempo que emplea a 30.000 personas ya sea con puestos directos o indirectos.

Dada esta situación, algunos de los grandes agentes del sector editorial están moviéndose. En concreto, Círculo de Lectores ha buscado el apoyo de Telefónica para promover Nubico, un proyecto que puede suponer un antes y un despúes en la industria. Nubico es una iniciativa que pretende ofrecer a los consumidores una tarifa plana para acceder a los todos los libros disponibles en su catálogo.

La idea es similar a la planteada por servicios como Spotify o Nexflix. Estas compañías han cerrado acuerdos con productoras, discográficas y artistas para ofrecer programas de suscripción que permiten acceder, sin límites, a un amplio catálogo de música y vídeos. Se trata de un enfoque que ya ha demostrado éxito y que cambia sustancialmente el enfoque tradicional de consumo. Los usuarios no pagan por adquirir contenidos sino por poder acceder a ellos.

“Este modelo entronca con una tendencia cada vez más generalizada en el mundo de la tecnología y en el de la cultura: sustituir la venta de productos por la de servicios. El proyecto consiste en vender el acceso a los libros digitales, no los libros en sí mismos, e incidirá siempre en que la clave no está en “descargar” títulos, sino en permitir leerlos todos siempre y cuando la suscripción siga vigente. Pagas y lees”, ha explicado Miguel Ángel Uriondo López, quien ha dado a conocer el proyecto emprendido por Telefónica y Círculo de Lectores en la revista Actualidad Económica.

CLAVES DE NUBICO

Con este cambio de enfoque en la distribución, Nubico se puede convertir en un proyecto pionero y de referencia en España, al tiempo que combate la piratería. La idea de Telefónica y Círculo de Lectores se basa en respetar algunas premisas que se han confirmado como exitosas para desarrollar una oferta interesante para los usuarios. Miguel Ángel Uriondo ha destacado que algunas de estas premisas habían sido anticipadas por el fundador de Mega, Kim Dotcom.

“El orondo y polémico empresario afirmó en un reciente ‘tuit’ que detener la piratería es sencillo y basta con seguir cinco simples pasos: crear buenos contenidos, hacer que sean fáciles de comprar, lanzarlos en todo el mundo al mismo tiempo, poner un precio justo y permitir que funcionen en cualquier dispositivo. Y algo parecido es lo que se disponen a hacer los editores españoles, de la mano de Telefónica y Círculo”, ha mencionado Uriondo.

Los buenos contenidos los pondría, en gran medida el Círculo de Lectores, que cuenta con un catálogo amplio y con una relación estrecha con las editoriales. Tanto el Círculo como Telefónica están en negociaciones para conseguir que las editoriales permitan la distribución digital de sus obras con el formato de ‘tarifa plana’. Aunque todavía hay algunas reticencias, parece que el proyecto va por buen camino.

En cuanto a simplificar el acceso a los contenidos, Telefónica pondrá su experiencia y sus plataformas para conseguir que los usuarios puedan suscribirse al servicio de forma sencilla. De hecho, Nubico podría introducirse en sus paquetes de servicios.

Por último, el precio y las opciones multiplataforma parecen conseguidos. Los primeros datos apuntan a que la suscripción a Nubico tendrá un coste de 10 euros mensuales, que darán acceso a todo el catálogo desde cualquier dispositivo. Los títulos más importantes y novedosos tendrán un precio aparte, aunque no será excesivo, ya que se podrán adquirir por menos de 4 euros si no se quiere esperar a su introducción en el catálogo general.

En cuanto a las plataformas, parece que Telefónica y Círculo de Lectores están trabajando para que en el momento del estreno de Nubico el servicio cuente con app para iOs y Android. Además, se han cerrado acuerdos con el fabricante bq y otras marcas podrían unirse para contar con Nubico de forma fija.

Todas estas características presentan un servicio prometedor, que puede dar respuesta a algunas de las disfunciones que el sector editorial está encontrando en la era digital. El proyecto de Telefónica y Círculo de lectores está muy avanzado y ya cuenta con un director principal, el ejecutivo de Planeta David Fernández. A falta de cerrar algunos acuerdos y de conseguir la aprobación comunitaria, se espera que Telefónica y Círculo de Lectores hagan oficial Nubico en un futuro cercano.

BuscaBolos vía Telefónica y Círculo de Lectores preparan un “Spotify de libros”