El consumo de música grabada experimenta su primera subida desde 1999

El aumento es de un 0,2%, aunque en España continúa su descenso

Por primera vez desde 1999, las ventas de música grabada experimentaron un aumento a lo largo del pasado año, aunque sea un casi simbólico 0,2 por ciento. Sin embargo, algunos países europeos se desmarcaron de esta tendencia, entre ellos España, que marcó un descenso del 5 por ciento.

En total, este mercado generó unos ingresos totales de 12.771 millones de euros, según el informe anual «La industria discográfica, en cifras» («Recording industry in numbers 2013») que acaba de hacer público en Londres la Asociación Internacional de Productores Fonográficos (IFPI).

A principios del nuevo siglo, los españoles invertían más de 600 millones de euros en comprar música y representaban, por volumen de negocio, el séptimo mercado más importante de la industria mundial. El panorama, en la actualidad, es muy diferente: las ventas anuales se cifran en solo 129,9 millones de euros y España se ha desplomado hasta el puesto número 13 en la clasificación global.

El 5% de descenso representa un dato muy negativo, aunque otros dos importantes mercados europeos también vivieron un mal año: las ventas cayeron un 6,1 por ciento en el Reino Unido, el tercer mercado mundial, y un 4,6 por ciento en Alemania, la cuarta potencia discográfica.

La tendencia global es otra y, por vez primera desde 1999, la industria del disco se da un respiro. Mejoraron las cifras en mercados tan importantes como Japón (un 4 % más), Australia (6,8%), Canadá (5,8%) y Brasil, que con casi nueve puntos de subida ya ocupa la octava plaza en la clasificación mundial.

La cada vez más multifacética adaptación de la industria discográfica a los nuevos entornos y modelos digitales está detrás de este esperanzador repunte: mientras las ventas físicas descendieron en todo el mundo un 5 por ciento de media, las digitales subieron 8 puntos. También mejoró (en un 9,4 %) la recaudación de artistas y productores por derechos de autor.

En otras palabras, los soportes físicos suponen hoy solo el 57 % del negocio discográfico (en 2008 era del 74 %), mientras que los cauces digitales crecen hasta el 35 %. Los ocho puntos restantes se obtienen de comunicación pública y derechos de sincronización. Como dato curioso, dentro del apartado físico hay que anotar el repunte del formato vinilo, que creció en un 52 por ciento y obtiene su mejor registro desde 1997. En concreto, los melómanos de todo el mundo desembolsaron 132 millones de euros en la adquisición de música para escuchar a 33 (LP) y 45 (singles) revoluciones por minuto.

Modelos de suscripción

Sin embargo, la pujanza del mercado digital se demuestra con un dato elocuente: tanto en el caso de la primera potencia discográfica mundial,Estados Unidos, como en otros cuatro grandes mercados del top 20 (Suecia, Noruega, China e India), las ventas digitales superaron a las físicas a lo largo de este pasado 2012.

El modelo de descargas legales sigue constituyendo la principal fuente de ingresos digitales; iTunes Store, sin ir más lejos, está ya disponible en 119 países y este software está presente en los ordenadores de 190 millones de personas. Pero también crecen con fuerza las fórmulas destreaming, con cerca de 20 millones de suscriptores de pago en todo el mundo.

Solo Spotify contabiliza 6 millones de clientes que satisfacen una cuota mensual en los 20 países donde opera, mientras que la francesaDeezer ya está presente en más de 100 países y ha superado los 3 millones de suscriptores.

La generalización de los smartphones permite ofrecer servicios de música asociados a un operador móvil. Deezer ha conseguido un 60 por ciento de sus nuevos suscriptores a través del móvil. En España recientemente se ha anunciado la asociación entre Spotify y Movistarpara acercar toda la música a los terminales móviles y tabletas.

Y es que la música constituye, según los datos de la IFPI, el contenido más atractivo para los usuarios de internet. Un informe de noviembre de 2012 revela que el 62 %de los internautas de todo el mundoescucha música a través de la red, un porcentaje que se dispara hasta el 81 % en el caso de los jóvenes entre 16 y 24 años.

El 90 por ciento de quienes visitan YouTube, por ejemplo, visionan algún vídeo musical o concierto. Existen en la actualidad más de 500 plataformas en todo el mundo que ofertan modelos de consumo legal de música y uno de cada tres usuarios (36 %) de teléfonos inteligentes en Estados Unidos dispone en su terminal de alguna aplicación para escuchar música on line. Muchos de estos servicios están incrementando su integración con las redes sociales para poder ofrecer a los consumidores ofertas, interacción entre fans y una mejor experiencia.

El envés de estos datos lo constituye el hecho de que el 32 % de internautas a nivel mundial aún consuma música sin licenciar. Ese porcentaje de piratería supera el 40 % en el caso español.

Adele y los más vendidos

El disco que más ejemplares despachó a lo largo de 2012 volvió a ser«21», de Adele (8,3 millones de unidades), que ya lideraba esta clasificación en 2011, el año de su publicación, con 18 millones. Estos más de 26 millones de discos constituyen el récord absoluto de ventas en lo que llevamos de siglo XXI. Con un dato adicional: el trabajo anterior de la artista británica, «19», ocupa el segundo puesto en ventas durante 2012, con más de 3 millones de ejemplares.

El arrollador éxito de Adele, número 1 en 26 países, no empequeñece los logros de otros artistas tan populares como Coldplay («Mylo Xyloto»fue el tercer álbum más despachado de 2012),

Linkin Park («Meteora») o Red Hot Chili Peppers («Greatest hits»). También es llamativo el hecho de que tres de los artistas en el top 10 mundial fuesen debutantes: Ed Sheeran ocupa el octavo puesto con «+», Emeli Sandé es novena con «Our version of events» yLana del Rey alcanza la décima plaza gracias a su «Born to die».

Es llamativo constatar que los discos más exitosos en cuanto a ventas, ya sean físicas o digitales, no coinciden del todo con los que mejor aceptación logran en los servicios de streaming digital. El álbum más escuchado durante 2012 en Spotify fue, precisamente, «Born to die», de Lana del Rey, en una clasificación que completan, en sus primeros puestos, «+», de Ed Sheeran; «Take me home», de One Direction; «xx», de The XX, y «Take care», de Drake.

Hay sorprendentes resonancias de folk e indie entre los usuarios de Spotify, que elevan a Mumford & Sons a la sexta plaza, y The Lumineersen la séptima, mientras que Of Monsters and Men son novenos y Bon Iver, décimos.

En lo relativo a los singles más vendidos en el mercado digital, siguen las sorpresas. «Call me baby», el éxito de la jovencísima Carly Rae Jepsen, consigue el liderazgo anual con 12,5 millones de descargas anuales durante todo 2012, mientras que un artista de perfil adulto,Gotye, obtiene la segunda plaza con «Somebody that I used to know»(11,8 millones de descargas).

La lista de grandes éxitos de la temporada la completan en sus primeras posiciones «Gangnam style», de PSY (9,7 millones de descargas);«We are young», de fun. (9,6 millones), y «Payphone», de Maroon 5 (9,1 millones). Michel Teló, Nicki Minaj, Flo Rida (por partida doble) y, nuevamente, Maroon 5, completan este top 10 con las composiciones más difundidas del año.

vía http://ow.ly/jRntM

Anuncios

La comisión de Comercio de la eurocámara rechaza ACTA

Cinco de cinco. Por quinta vez, una comisión del parlamento europeo dice No al acuerdo internacional contra la piratería en la red (ACTA). En esta ocasión ha sido la comisión de Comercio Internacional que, por 19 votos a favor y 12 en contra, ha recomendado al pleno de la Eurocámara que tumbe el acuerdo definitivamente.

Los eurodiputados socialistas y demócratas, liberales, verdes y el grupo de la Izquierda Unitaria Europea han votado en bloque en contra el acuerdo internacional, mientras que los representantes del Partido Popular Europeo y del grupo de los conservadores y reformistas han rechazado el informe por entender que se debería esperar a conocer el dictamen que emita el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) sobre la legalidad o no del acuerdo antes de someterlo a votación en sesión plenaria.

Es la quinta votación en contra, después de que anteriormente ya lo hayan rechazado la comisión de Libertades Civiles, la de Industria, la de Desarrollo e incluso la de Asuntos Legales, que suela velar por la salvaguarda de los derechos de autor. En todos los casos, el principal argumento contra ACTA es que se ponen en peligro derechos civiles de los ciudadanos. Además, como concluyó la comisión de Desarrollo, “la represión no es la mejor herramienta para las economías emergentes”.

ACTA, fue firmada en Japón el 26 de enero por 22 de los 27 estados de la Unión Europea, entre ellos España, además de Estados Unidos y Japón. La sorpresa de la firma de poco valió ante las crecientes protestas populares. Las dudas sobre la restricción de derechos civiles empezaron a minar el futuro de este acuerdo, que fue rechazado por varios parlamentos nacionales.

En febrero, ante el vendaval de críticas que estaba recibiendo, la comisión europea pidió al Tribunal de Estrasburgo que examinara el acuerdo internacional, para garantizar que “la aplicación de ACTA es totalmente compatible con la libertad de expresión y con la libertad de Internet”. Un fallo que  puede demorarse un año. Tres meses después la vicepresidente de la Comisión dijo: “Es probable que estemos en un mundo sin SOPA ni ACTA”.

Los principales argumentos de los eurodiputados para rechazar el acuerdo antipiratería es que no garantiza a su juicio el equilibrio entre los derechos de propiedad intelectual, la libertad de empresa, la protección de datos personales y la libertad para recibir o dar información. También  critican que los derechos de propiedad intelectual tal y como los contempla ACTA no responden a las especificidades de cada sector y ello podría traducirse en incertidumbre para las empresas europeas.

El ponente del informe votado este jueves, el eurodiputado socialista británico David Martin, ha reconocido su “satisfacción” por el rechazo al ACTA, igual que el eurodiputado de ICV, Raül Romeva, que ha criticado “los intentos de retrasar la votación y la presión” y ha confiado en que el pleno vote el acuerdo “antes del verano” para poder “poner fin al proceso de ratificación de ACTA”.

“Gracias a la movilización masiva de la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil, estamos a punto de rechazar definitivamente ACTA. Hoy hemos avanzado en el rechazo del ACTA y se confirmó que el acuerdo plantea una grave amenaza para la garantía de los derechos fundamentales”, ha recalcado el catalán, que ha instado a la ciudadanía a no bajar la guardia y a continuar sus movilizaciones “para que ACTA sea finalmente enterrado”.

El eurodiputado liberal italiano, Niccolo Rinaldi, ha celebrado el rechazo al ACTA de hoy porque demuestra en su opinión que “la voz de los ciudadanos cuenta” y ha criticado que la Comisión Europea firmara el acuerdo sin haber hecho las “clarificaciones” pertinentes y “un análisis de impacto completo” del mismo en octubre de 2010.

El pleno de la Eurocámara tiene “en principio” previsto someter a votación el acuerdo antipiratería el próximo 4 de julio en Estrasburgo, según consta en la agenda provisional del orden del día del pleno. La decisión definitiva sobre si va al pleno o no finalmente se sabrá el próximo jueves, una vez lo decidan el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y los líderes de los distintos grupos parlamentarios en el marco de la Conferencia de Presidentes preparatoria de las sesiones plenarias.

Para su entrada en vigor, el acuerdo ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado, entre ellos Estados Unidos, Australia, México, Marruecos y Japón. En el caso de la Unión Europea, deben firmarlo y ratificarlo cada uno de los Estados miembros.

BuscaBolos vía El País