Spotify en España: ¿gana el streaming a la piratería?

Más de tres años después del aterrizaje del servicio en España, la firma asegura que cada vez tienen más usuarios premium. ¿Logrará acabar con la piratería?

Menos de un año después de lograr por fin aterrizar en Estados Unidos, a Spotify, el servicio sueco de música en streaming, parece no irle nada mal. Las discográficas, además, tendrían razones para estar contentas tras las reticencias iniciales: según se sabía hace un par de semanas, Spotify sería ya la segunda fuente de ingresos para discográficas en Estados Unidos.

¿Cómo le va en otros países en los que lleva más tiempo? ¿Están volcándose los usuarios a la versión premium? Según explica Lutz Emmerich, Country Manager de Spotify en España, en la actualidad el servicio cuenta, en los 15 países en los que están presentes, con “más de 10 millones de usuarios activos, de los cuales más de 3 millones son suscriptores de pago“.

En cuanto a la situación en España en particular, Emmerich asegura que, si bien no dan “cifras por países”, la situación no es diferente a la de otros lugares. “Los usuarios están encantados con nuestro producto, y estamos monetizando una audiencia que antes descargaba irregularmente y, por tanto, estamos retornando beneficios a la industria musical de nuevo”.

Esas son las claves principales entorno a las que parecen girar los argumentos de Spotify, bastante significativas en países como España en los que la práctica de las descargas ilegales está bastante extendida. Pero, por supuesto, una cosa es lo que dicen desde Spotify y otra lo que pueden opinar usuarios, artistas o discográficas. ¿Supone Spotify de verdad una fuente de ingresos tan buena para la industria musical?

Lo que dicen las discográficas

Que los sellos discográficos ya han aceptado que el mundo digital, con plataformas como iTunes Store o Spotify, es imprescindible en la actualidad es innegable. Tras las reticencias iniciales que pudieron mostrar sobre todo las discográficas más grandes, ahora es raro el sello que no ha pasado su catálogo a una de estas plataformas.

Spotify en España: ¿gana el streaming a la piratería? | itespresso.es

Eso sí, desde la perspectiva de las discográficas, todo parece más rodeado de un espíritu de adaptación a los nuevos tiempos que de ese entusiasmo mostrado desde Spotify. “Hace tiempo que vimos que Internet y los cambios que había supuesto en los hábitos de consumo hacían inevitable adaptarse”, explica Marc, de Foehn Records. No obstante, aclara que “todavía no supone el volumen de negocio que era la venta física, ni nunca lo volverá a ser”.

Desde Mushroom Pillow coinciden con ese espíritu de adaptación. El director del sello musical, Marcos Collantes, indica que han estado en plataformas digitales “desde 2004″, porque son “una compañía del nuevo siglo y no tendría sentido no estar en estas plataformas que son la realidad y el futuro del mundo musical”.

Y la piratería, ¿qué?

Una de las grandes preguntas que plantean plataformas como Spotify, y especialmente si tienen modelo freemium, es si los usuarios están dispuestos a pagar por la música en un país con tanta “tradición” de descargas ilegales. Emmerich deja clara la posición oficial de Spotify como alternativa a la piratería con uno de los argumentos más utilizados: los usuarios están dispuestos a pagar si se les ofrece el modelo correcto.

Spotify en España: ¿gana el streaming a la piratería? | itespresso.es

“Los fans no quieren actuar de forma ilegal”, explica Emmerich, “pero sí que quieren tener toda la música al alcance de sus manos y de manera sencilla y a un precio asequible”. ¿Cómo se puede conseguir esto? Creando “un producto mejor, que ofreciera aquello que los usuarios conseguían con la música pirata y mucho más, y que además compensara a las discográficas y los artistas”.

En las discográficas, por supuesto, la visión es algo menos entusiasta. Marc, de Foehn Records, explica que, en su opinión, “el enfoque se hizo mal desde un principio y la gente ya está mal acostumbrada”. Algo similar opina Marcos Collantes, de Mushroom Pillow, que indica que cree que “de momento” la gran mayoría no está “dispuesta a pagar”.

¿La solución? Collantes explica que “es papel de todos poner de la forma más fácil, asequible y accesible la música”. En cuanto al modelo, desde Foehn Records creen que al final “será más fácil intentar conseguir un modelo donde el beneficio lo generan más terceros”. Es decir, algo como la publicidad que utilizan los portales de streaming o la oferta de “material exclusivo y de mayor calidad a un precio atractivo”. Porque la realidad es la que es: “mientras la gente se pueda descargar todo siempre que quiera y cuando quiera, me parece muy complicado que el consumidor pague de buena voluntad”.

La promesa móvil

Una vez llegados a la conclusión de que, quizás las plataformas digitales de música tipo Spotify no vayan a lograr un milagro en la industria, pero que es el lugar en el que hay que estar; toca pensar en el futuro. Y un vistazo a las noticias de las últimas semanas muestra a un nuevo jugador interesado en el mundo del streaming: las operadoras móviles.

Spotify en España: ¿gana el streaming a la piratería? | itespresso.es

Primero fue Yoigo: a finales de junio, alcanzaba un acuerdo con Spotify para ofrecer el servicio premium de música en streaming a los clientes de la operadora por 7 euros (más IVA) mensuales, 1,45 euros menos que lo pagado por los usuarios estándar de Spotify Premium.

El otro nuevo jugador es Movistar, cuyo propio Spotify, llamado Sonora, se estrenó hace apenas unos días en España: música en streaming con varias modalidades. La gratuita, limitada a 20 horas mensuales y con publicidad, la ilimitada, por 4,99 euros, y la móvil, 9,9 euros. Es decir, el mismo modelo que ofrece Spotify.

¿Por qué se han interesado de pronto las operadoras por el streaming de música? No es muy difícil encontrar una razón: si los usuarios escogen la opción móvil de los servicios, algo bastante probable, el tráfico de datos que consuman aumentará, provocando en muchos casos que contraten tarifas de datos de mayor volumen.

¿Llegarán algún día las plataformas de música digital a aportarle a la industria lo que en su día ganó gracias a los formatos físicos? ¿Aceptarán los usuarios que haya que pagar también por lo digital? Ya sea con modelos directos de compra de canciones como iTunes o streaming ilimitado como Spotify, o con modelos más indirectos como la publicidad, la respuesta hay que seguir buscándola en Internet. La industria musical parece estar empezando a convencerse.

BuscaBolos vís itespresso

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s